embarazos.org.

embarazos.org.

Ovulación y temperatura basal: todo lo que necesitas saber

Ovulación y temperatura basal: todo lo que necesitas saber

La ovulación es un proceso vital en el ciclo femenino. Es la liberación de un óvulo del ovario, que luego es capturado por las trompas de Falopio y transportado hacia el útero. Si el óvulo no es fertilizado, se desintegra y es eliminado del cuerpo durante la menstruación.

La ovulación ocurre generalmente una vez al mes, aunque en algunos casos, puede ser más frecuente o menos regular. El momento ideal para concebir es justo antes o durante la ovulación. Por lo tanto, es importante para las mujeres que intentan quedar embarazadas que sigan su ciclo con detalle.

Una forma de hacerlo es mediante la observación de la temperatura basal del cuerpo. La temperatura basal es la temperatura del cuerpo en estado de reposo completo y en condiciones normales, puede variar en sólo unas décimas de grado centígrado. Durante el ciclo menstrual, la temperatura basal de la mujer experimenta un cambio, en parte debido a los niveles hormonales.

Justo antes de la ovulación, los niveles de estrógeno comienzan a aumentar y preparan el cuerpo para el embarazo. Debido a esto, la temperatura basal aumenta ligeramente, hasta 0,5 – 1 grado centígrado por encima de lo normal. Después de la ovulación, los niveles de progesterona aumentan y elevan la temperatura corporal aún más. Si la mujer no queda embarazada, la temperatura basal disminuirá poco antes de la menstruación.

Es importante tener en cuenta que la temperatura basal debe ser medida siempre a la misma hora del día - idealmente, al despertar por la mañana, antes de realizar cualquier actividad. La medición debe hacerse con un termómetro especial para la temperatura basal, que debe colocarse debajo de la lengua durante 3-5 minutos. Los datos deben registrarse en un gráfico o diario para identificar los patrones y cambios en la temperatura a lo largo del ciclo.

Es necesario señalar que, aunque la medición de la temperatura basal puede ser muy útil en la identificación de los días fértiles, no es un método infalible anticonceptivo. Es importante utilizar otros métodos anticonceptivos si no se desea un embarazo.

Además, existen otros factores que pueden interferir en la temperatura basal, como el sueño inadecuado, el alcohol, los viajes, el estrés, la enfermedad, entre otros. Es importante tener en cuenta esos factores al interpretar los resultados obtenidos.

Por otro lado, es posible que mujeres con problemas de salud, como periodos irregulares, síndrome de ovario poliquístico (SOP), endometriosis, entre otros, puedan presentar variaciones en sus patrones de temperatura basal. En estos casos, es importante hablar con un médico para determinar las mejores opciones para controlar la fertilidad.

En resumen, el seguimiento de la temperatura basal del cuerpo es una herramienta útil para controlar la fertilidad de una mujer. El cambio de la temperatura basal puede indicar el momento de ovulación y, por tanto, facilitar la concepción. Sin embargo, debe ser utilizada junto con otros métodos anticonceptivos si se desea evitar el embarazo.

Por último, es importante destacar que cada mujer es única y puede experimentar variaciones en sus patrones de temperatura basal o ciclo menstrual. Por lo tanto, es recomendable que cada mujer lleve un registro detallado de su propio ciclo menstrual y hable con su médico si tiene alguna inquietud.