embarazos.org.

embarazos.org.

Cómo evitar la episiotomía durante el parto natural

Durante el parto natural, una de las intervenciones quirúrgicas más comunes es la episiotomía. Esta práctica consiste en realizar un corte en la zona perineal de la mujer para facilitar la salida del bebé. Sin embargo, esta técnica no se realiza de forma rutinaria, sino que solo se practica en casos en los que se considera necesario. Por ello, en este artículo vamos a hablar de cómo evitar la episiotomía durante el parto natural.

Lo primero que conviene saber es que la episiotomía no es una práctica obligatoria y que, por tanto, puede evitarse en muchos casos. Así, existen algunas medidas que la mujer puede tomar antes del parto para reducir la probabilidad de que se le realice una episiotomía.

En primer lugar, es importante realizar ejercicios específicos para fortalecer la musculatura perineal. Estos ejercicios se conocen como ejercicios de Kegel y son muy sencillos de realizar. Basta con contraer y relajar la musculatura del suelo pélvico varias veces al día para tonificarla.

Otra medida que puede ayudar a evitar la episiotomía es la realización de masajes perineales antes del parto. Estos masajes consisten en el estiramiento suave y progresivo de la zona perineal para aumentar su elasticidad y reducir el riesgo de desgarros. Se recomienda realizarlos a partir de la semana 34 de embarazo y durante unos 10 minutos al día.

Además de estos ejercicios, durante el parto es importante seguir algunas pautas para reducir el riesgo de episiotomía. Una de ellas es la posición en la que se coloca la mujer durante la fase de expulsión del bebé. En este sentido, se recomienda adoptar posiciones verticales, como la de cuclillas o apoyándose en una pelota grande, ya que favorecen la dilatación y reducen la presión en la zona perineal.

Otra medida que puede ayudar a evitar la episiotomía es la aplicación de calor local en la zona perineal. El calor reduce la tensión muscular y mejora la elasticidad, lo que favorece la dilatación y facilita la salida del bebé. Para ello, se pueden utilizar compresas o bolsas de agua caliente.

Finalmente, es importante contar con un equipo médico que esté dispuesto a respetar las decisiones de la mujer y que esté comprometido con la práctica de la medicina basada en la evidencia. En este sentido, es fundamental informarse bien acerca de las opciones que se tienen disponibles y tener claro cuáles son las preferencias de la mujer para poder tomar decisiones informadas y evitar intervenciones innecesarias.

En definitiva, evitar la episiotomía durante el parto natural es posible si se siguen algunas medidas preventivas antes y durante el parto. No obstante, es importante tener en cuenta que cada mujer y cada parto son únicos y que, en ocasiones, puede resultar necesaria una intervención para garantizar la salud del bebé y de la madre. Por ello, es fundamental contar con un equipo médico capacitado y dispuesto a respetar las decisiones de la mujer y a acompañarla durante todo el proceso de parto.