embarazos.org.

embarazos.org.

¿Cómo limpiar los genitales del recién nacido?

Introducción

Cuando se tiene un recién nacido es importante saber cómo cuidar de su higiene íntima. Muchos padres primerizos no saben cómo hacerlo correctamente, dejando a su bebé vulnerable a infecciones y otros problemas de salud. En este artículo, aprenderás cómo limpiar los genitales del recién nacido de forma adecuada y efectiva.

Qué se necesita

Antes de comenzar a limpiar los genitales del recién nacido, es importante tener todo lo que necesitas a mano. Aquí hay una lista de lo que necesitarás:

  • Toallitas para bebés o algodón
  • Agua templada
  • Jabón suave para bebés (opcional)
  • Una toalla limpia

Cómo limpiar los genitales del recién nacido

Para limpiar los genitales del recién nacido, sigue los siguientes pasos:

Paso 1: Lava tus manos

Antes de comenzar a limpiar los genitales de tu bebé, asegúrate de lavarte bien las manos con agua y jabón. Esto ayudará a prevenir la propagación de gérmenes y bacterias.

Paso 2: Prepara el área de cambio de pañales

Coloca a tu bebé en el área de cambio de pañales y asegúrate de tener todas las cosas necesarias a mano. Retira la ropa y el pañal sucio con cuidado.

Paso 3: Limpia la zona genital del bebé

Usa una toallita para bebé o algodón humedecido con agua tibia para limpiar la zona genital del bebé. Limpia suavemente desde la parte frontal hasta la trasera, evitando frotar. Si es necesario, puedes usar un jabón suave para bebés, asegurándote de enjuagar bien con agua tibia después.

Paso 4: Seca el área genital del bebé

Usa una toalla limpia y seca para secar suavemente el área genital del bebé. Asegúrate de que el área esté completamente seca antes de poner un pañal nuevo.

Paso 5: Poner un pañal nuevo

Coloca el pañal nuevo en tu bebé de manera adecuada. Asegúrate de que esté ajustado pero no demasiado apretado.

Conclusión

La limpieza adecuada de los genitales del recién nacido es importante para mantener su salud e higiene. Sigue los pasos indicados anteriormente y asegúrate de tener todo lo que necesitas antes de comenzar. Si tienes alguna duda o preocupación respecto a la limpieza de los genitales de tu bebé, no dudes en consultar con tu médico o pediatra.